INTRODUCCIÓN


El agua es fuente de vida, sin lugar a dudas. Pero además,

¿Tiene energía?
¿Es inteligente?
¿Tiene memoria?
¿Tiene vida propia?
¿Porqué unas aguas nos parecen más vivas que otras?

Empecemos por esta última pregunta. Cualquier persona es capaz de sentir algo sutil, difícil de explicar científicamente, que diferencia un tipo de agua de otras. En lo alto de una montaña, por ejemplo, sintiendo la caída de un salto de agua la mayoría de personas dicen notar esa agua como con más vida que observando un agua estancada.
¿Por qué esa subjetividad? Físicamente puede tener exactamente la misma composición, con los mismos contaminantes... Pero se percibe con más vitalidad, nos apreciamos a nosotros mismos como más vivos si nos sumergimos en ella.

Vamos a otra cuestión. El Dr. Masaru Emoto, publicó recientemente una serie de trabajos que han dejado perplejos a científicos de todo el mundo. Partiendo de un agua pura, cogía dos muestras iguales de la misma y las sometía a una serie de pruebas distintas. Por ejemplo, un recipiente lo sometía a un tipo de música plácida y el otro a una música insidiosa. O bien sometía una muestra a la grabación de una voz cargada de odio y la otra a una voz amorosa. O escribía un texto u otro, o pegaba una foto u otra.
Después cogía ambas muestras de agua destilada y las congelaba a 5º bajo cero.
Por último, observaba como cristalizaba el agua y fotografiaba lo que veía.
En todos los casos, las muestras que habían sido sometidas a una intención placentera, positiva, amorosa, etc... presentaban una cristalización perfecta, armoniosa y de gran belleza. Por el contrario, las muestras sometidas a intenciones negativas, odiosas, etc... presentaban una casi práctica nula cristalización y subjetivamente eran percibidas como desagradables. Puede entrar a ver más detalles en su página web www.hado.net

 

Y como se puede explicar esto científicamente? Aparentemente hay alguna variable que se introduce y que escapa a nuestra tecnología. La música, la palabra, la imagen, -¿la intención?-, única variable diferencial en ambas muestras, es capaz de ser registrada por el agua y expresada en forma de distinta cristalización. Y la cristalización es algo tan evidente para cualquier persona, que impacta mucho más que otras técnicas empleadas hasta el presente.
Y hay otras técnicas?
Pues sí, hace muchos años que el agua ha sido objeto de la atenta mirada de serios investigadores, con paradigmas distintos y con técnicas poco conocidas.

 

Continuará....

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

www.memoriadelagua.org